viernes, 12 de septiembre de 2008

Y la espera...




Estoy cansada. Grito.

Grito por dentro.

Grito y no hay nadie que escuche.


Silencio.

Silencio y vacío.

Vacío de tripas y aire.


Y la espera...

6 comentarios:

ETDN dijo...

Te concedo la espera y el vacío, el cansancio y el grito.

Pero SÍ hay alguien. Siempre hay alguien.

Grita alto y fuerte, que te sostengo por si el silencio de después.

La espera...también en este norte.

La próxima luna llena ya aquí.

Este abrazo, ¿te llega?

LUISA M. dijo...

Un poema contundente, con mucha fuerza. Parece que puedas oir ese grito y sentir el vacío. Grita si lo necesitas, pero seguro que sí que hay alguien que te escucha... espera... espera...
Saludos.

zöe dijo...

Muchas gracias a las dos, no es preocupeis. Es solo que a veces parece que los días no pasan...pero sí lo hacen, ya queda menos, ya casi no queda nada... :)

Virginia Barbancho dijo...

Lo sé. Las esperas des-esperan. Los amigos estamos para apuntalar bien fuerte ese ánimo. Pronto recordarás todo esto como algo lejano, ya verás. Será tu historia.

Un abrazo reconstituyente.

carmen moreno dijo...

Yo escucho tu grito e intento gritar contigo. ¿Me dejas? Ya casi estamos, Mor.

ETDN dijo...

La espera ha acabado.

Ahora empieza otra etapa.

Actualiza, andaaaa, cuando termines de armar los muebles de Ikea. Deseando ver los cambios en vuestro palacete, jiji.